Finaliza el Quinario a Ntro. Padre Jesús de las Penas 2014

Publicado en Actualidad

El domingo 19 de enero, y como conclusión al Solemne Quinario a Nuestro Padre Jesús de las Penas, se celebró la Función Principal de Instituto.

Dieron comienzo los cultos el martes 14 de Enero a las 20.30 horas, y con el siguiente orden de desarrollo: Ejercicio propio del Quinario, Liturgia de la Palabra, Homilía, celebración de la Eucaristía, y Comunión. El Panegírico a estuvo a cargo del N.H.Rvdo. Sr. D. Marcelino Manzano, Párroco de San Vicente Mártir.

Las homilías de D. Marcelino (que brillaron por su sencillez, sentimiento y contenido de hondo calado) enriquecieron un culto solemnísimo , en el que destacaron la colaboración, siempre agradecida por nuestra Hermandad de nuestros hermanos Diáconos D. Alberto Álvarez y D. Carlos D`Herbe, sacerdotes Rvdo. D. Manuel Luque, Rvdo.D.Juan Luis García y Rvdo.D.Antonio J.Garrido, así como el papel de los jóvenes acólitos, o el acompañamiento musical de N.H.D. Fernando Caro. Nuestros Titulares lucieron gracias al montaje del equipo de Priostía del Altar de Quinario, exquisitamente adornado en su exhorno floral por nuestros hermanos de la Floristería Ramos. Como siempre la asistencia de hermanos y devotos fue numerosa, pudiendo disfrutar a la finalización de cada misa diaria de un rato de convivencia en la casa hermandad con beneficios destinados a la Bolsa de Caridad "Jesús de las Penas".

Resumen de las homilías:

Sábado 18: Pon al Señor en el centro de tu vida

Finalizó el Quinario a Jesús de las Penas, al que hemos visto durante estos días como se humilla, abraza la cruz, resucita y nos acompaña a recorrer el camino hacia la vida eterna. En ese camino debemos construir nuestras vidas poniendo siempre en el centro al Señor, quien a través del Espíritu Santo entrará en nosotros para que nos guíe. El Espíritu Santo entrará mediante la lectura de la Palabra y mediante la celebración de los Sacramentos. Vivamos intensamente la Eucaristía y la previa confesión de los pecados, construyamos de este modo la Hermandad y la Iglesia, haciéndonos Eucaristía nos abrimos y nos damos a los demás, comprendiendo de ese modo la locura de Dios que da la vida por nosotros. Abrir las puertas a Cristo.

Viernes 17: El fin será el encuentro con Dios

En el día de hoy en el que nos honró con su presencia el Rvdo.Sr.D. Rafael Leiva, provincial de la orden Carmelita a la que pertenecemos por filiación, los cofrades de las Penas debemos recordar ser ejemplo de esa vida Carmelitana, y dar en nuestras vida muestra la misma. El Señor de las Penas nos invita a reunirnos con El en el final de la vida. Como si de un signo del peregrinar a la vida eterna se tratase el nazareno de las Penas realizará su estación de penitencia a la Catedral, la Jerusalén Celeste, al encuentro con el Señor que ya no estará abatido en tierra, y al regreso al templo será testimonio de Fe. Los cristianos estamos llamados a evangelizar con nuestro comportamiento diario, camino en el que nunca estaremos solos sino que contaremos con María Stma. de los Dolores.

Jueves 16: Jesús resucitadoes el sentido del cristiano

Y tras la muerte, y una muerte de cruz, Jesús resucitará y con ello le dará sentido a nuestra Fe. La Pasión y Muerte del Señor tras su humillación fue el gesto infinito de su amor. Tras ella resucita, tras su abajamiento para elevarse de nuevo a los cielos. Su resurrección fue un hecho, no fue un rumor, sino que tuvo testigos, que a su vez fueron pasando el testimonio hasta nuestros días, de modo que podemos decir que nosotros somos testigos de esa resurrección. Por medio de la misma se alimenta nuestra Fe, y los cristianos estamos obligados a transmitir por medio de la Fe el testimonio de la resurrección como fuente de vida.

Miércoles 15: La Cruz signo del amor de Dios

Jesús se abaja, se hace pequeño y pobre, humilde. sin embargo se nos muestra abatido por una cruz de carey y plata, en aparente contradicción. La cruz es signo del amor infinito de Dios, y como tal la debemos querer, idealizar, y mostrar como reflejo de ese amor, lo mas bella que podamos imaginar. Es signo del amor, y a la vez reflejo del peso de nuestro pecados, que postran al Señor en tierra, en otra señal de humildad por ser El que todo lo  puede. Jesús de las Penas lejos de huir de esa cruz la abraza, ingual que nos abre sus manos como hijos suyos que somos y que necesitamos de la ayuda del Padre. Y la cruz por último como medio para la reconciliación. Como el penitente o el nazareno en la estación de penitencia abracemos la cruz, no como una desgracia sino como el camino de reconciliación, camino en el que no estaremos solos sino que siempre nos acompañará María Santísima de los Dolores

Martes 14:  Dios es humildad

Jesús de las Penas, abatido por la cruz de nuestros pecados, preside un altar muestra del amor que le profesamos sus hijos, al que se le ofrece solo lo mejor de lo que tenemos, y lo preside en el centro del mismo, como muestra de lo que el Señor debe ser en nuestras vida, el punto de convergencia y fin de todo. Con estas palabras inició su homilía N.H. Rvdo. Sr. D. Marcelino Manzano Vilches, párroco de San Vicente Mártir, invitándonos a meditar sobre el lugar que Cristo ocupa en nuestras vidas, y que debe ser, como en el altar, el más alto. Jesús de las Penas es Dios, sumum de la grandeza, pero a la vez es la humildad. Dios se hace carne y muere, baja a lo terrenal hacia nosotros para después resucitar y subirnos con Él al cielo. Sigamos su ejemplo de humildad en nuestro comportamiento diario como cristianos y tengamos a Jesús de las Penas siempre en el centro de nuestras vidas.

 

El domingo 19 de Enero a las 12:00 de la mañana, y coincidiendo con la misa parroquial para fortalecer los lazos de unión Hermandad-Parroquia, la Hermandad celebró su FUNCION PRINCIPAL DE INSTITUTO con solemnísima concelebración eucarística, presidiendo la Sagrada Sede el Rvdo. Sr. D. Marcelino Manzano, Párroco de San Vicente Mártir.

Al ofertorio de la Santa Misa, los numerosos hermanos que asistieron hicieron pública y Solemne Profesión de Fe.

Como culminación del Quinario se realizó la tradicional comida de Hermandad en honor a los hermanos que en este año han cumplido sus 50 años de permanencia ininterrumpida a la Hermandad, a la que asistieron numerosos hermanos. Tanto en esta comida como a lo largo de todos los días del Quinario en el bar de la casa Hermandad, se han vivido momentos de extraordinaria Fraternidad.